lunes, 23 de mayo de 2011

EL ESPINO ALBAR

El espíritu del espino albar es una dama blanca y pudorosa; guarda su espléndida belleza con espinas aguzadas y sólo se desnuda por completo una breve temporada al final del invierno.


Como he dicho muchas veces el cuidado del bonsái es mucho sentido común y a veces mas fácil de lo que pensamos. Vamos a seguir a este espino de tronco bonito con muchos años en mi poder y que por diversas causas se ha rebajado mucho su altura, al verlo detenidamente se observa que solo tiene dos ramas interesantes, la de la derecha y el ápice, la rama de la izquierda está muerta, podemos hacer una escoba pero también intentar poner ramas en la parte izquierda, veamos una solución

                         Hemos dejado crecer libremente una rama alta hasta una altura considerable.


Empezamos por alambrar esa rama larga para poder darle una gran curva hacia abajo y poder llevarla hasta donde nos convenga.

                                                        De esta forma se queda muy sujeta.
Situamos la rama en sentido contrario al tronco y calculamos visualmente donde la vamos a querer situar en altura.

                                     Ya la tenemos calculada en el sentido transversal del tronco.

Vamos a atravesar el tronco con una maquina de taladrar y calculamos la broca necesaria, la limpiamos con alcohol y la desinfectamos.

Con una navaja fina pelamos la corteza que va a quedar dentro del tronco.

Caculamos bien donde queremos taladrar.

Hacemos el taladro sin miedo y empezamos a meter por un lado la rama hasta que salga por la otra parte poco a poco y con ayuda del alambre situamos todo.

Una vez situado toda la parte pelada dentro del orificio del tronco atamos a este el alambre sobrante para que todo quede muy sujeto.

De las mismas  ramas del espino hacemos unas cuñas (al menos 4).

Introducimos estas de tal forma que presionen la rama con el tronco en el orificio y cortamos lo sobrante para que no quede nada fuera.

Finalmente le damos pasta selladora alrededor de los orificios.

Esta es la situación del árbol, si todo sale bien dentro de dos años tendremos una rama a la izquierda para compensar la silueta. Después cortaremos la rama en su parte derecha que nos servirá para hacer un ápice curvado y lograr un moyogui alto

Fotografías, texto y trabajo realizado por nuestro compañero Pepe García León.
Si quereis arreglar o consultar algo relacionado con estos temas de bonsáis no dudeis en poneros en contacto con nosotros.
                                                           BONSAI RIOJA

3 comentarios:

  1. Pepe, lo explicas tan bien, que sentada en el sofá de mi casa estoy aprendiendo un montón

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paca un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepe,
    ES la primera vez que veo taladrar un tronco de bonsai....
    Cuanto me gustaria ver el resultado final...paciencia!
    Tengo 3 ficus benjamina en el mismo macetero , como podria hacer para unir los 3 troncos en uno...quiero decir como un injerto.
    De todas formas gracias por tus fotos..para un futuro..
    saludos
    roberto.

    ResponderEliminar