lunes, 30 de enero de 2012

La belleza está en el TRONCO



En la Naturaleza encontramos troncos de muchos árboles y arbustos que se llevan todas las miradas por su textura y cromatismo. La corteza es el escudo protector que defiende a las plantas leñosas -árboles y arbustos- de las inclemencias del tiempo, el ataque de las plagas y enfermedades y los daños físicos que provocan tanto sus depredadores naturales como la actividad humana. Pero, como la piel de los animales, la Naturaleza se ha esmerado en multiplicar las texturas y tonos en infinitas variantes.
Cortezas de color canela, plateadas, decapadas, rugosas, estriadas...



Tronco de un roble bonsái.

sábado, 21 de enero de 2012

bonsai con plantel de vivero

Vamos a presentar otro caso partiendo de material barato.Cortamos sin miedo el cepellón.Esto lo podemos hacer porque el arbol está vigoroso.
Desenredamos el cepellón quitandole toda la tierra original.
Situamos la planta y la fijamos con alambre a la maceta.
Rellenamos con tierra, que en este caso es Kiryiu con microrrizas. No tienen que quedar huecos entre las raíces.Par ello nos ayudamos con un palillo.
Alambramos para darle la forma adecuada, y dejar que el tiempo haga su trabajo.

viernes, 20 de enero de 2012

TRITÓN JASPEADO - Encuentro inolvidable.



Hace unos días paseando por el campo tuvimos la suerte de encontrarnos con este tritón, que se dejó coger y fotografiar sin ningún reparo.
Indagando por aquí y por allá hemos averiguado que se trata de un anfibio urodelo de la familia Salamandridae común en Europa, que su nombre es triturus marmoratus, que su coloración verde se distingue de otros tritones europeos y que habita en bosques y campos siempre cerca de zonas acúaticas.



Fotografías de Arturo Urgoiti

martes, 10 de enero de 2012

GINKGO biloba SALUDABLE SUPERVIVIENTE

Ginkgo de nuestro compañero Julián Arnaíz

El primero en dar a conocer en Europa de este árbol fue el naturalista alemán Engelbert Kaempfer, que lo conoció en Japón y, al parecer por una transcripción errónea del japonés ginkyo, lo llamó ginkgo en  su obra Amoenitatum exoticarum (1712).
En 1771, Linneo le añadió el específico biloba por la forma de la hoja. Se dice que fue el primer árbol en volver a brotar tras la explosión atómica en Hirosima. Su madera es ignífuga y no se pudre, y sus hojas y frutos han servido tradicionalmente en la medicina oriental. La farmacopea occidental utiliza hoy el ginkgo como fuente de flavonoides que, entre otras propiedades, combaten los radicales libres que causan el envejecimiento celular.


VERDE es VIDA. La revista de la Asociación Española de Centros de Jardinería.

lunes, 2 de enero de 2012

Como hacer un bonsái con material barato


 



El mundo del bonsái es apasionante y crea verdadera aficción entre todos aquellos que comienzan a descubrirlo.
 Como todo tiene su principio podemos crear un bonsái desde una semilla o adelantarnos un poco e ir al vivero y comprar unos plantones baratos y empezar.
Elegimos una especie, en este caso un pino mugo que este sano y poner en práctica los pasos  básicos que necesita todo transplante de bonsái.


Kurama que hemos elegido para transplantar nuestro árbolito.

Pino mugo comprado en el vivero.

Desenredamos las raices, paso necesario para el transplante.

Previamente hemos podado las ramas que nos sobran y alambrado las que interesan para ir dándole forma.

Ya lo tenemos situado y lo fijamos a la kurama.

Rellenamos con tierra de akadama.

Lo situamos en su lugar definitivo, esperar que crezca libremente dos años o tres hasta el proximo transplante.