viernes, 25 de enero de 2013

HAYA, madre y nodriza de nuestra TIERRA MADRE


 
 

El haya pertenece al aire, en el que vive y se expande, del que recoge humedad, donde clama lluvias y detiene nieblas, y sobre todo ejerce una importantísima función como guardiana del equilibrio climático. Por el contrario, su relación con el suelo es de una gran independencia: poco exigente en cuanto al tipo de sustratos, raíces muy superficiales...pide poco a la tierra, pero se entrega completamente a ella generando enormes cantidades de materia orgánica y protegiéndola como una madre de la erosión, regulando y administrando eficazmente el agua que ella misma se encarga, de uno u otro modo de invertir en el suelo.
El haya es, pues madre, y nodriza de nuestra Tierra Madre, nutre y dosifica las fuentes, que a su sombra permanecen claras y frescas.

La Magia de los Árboles de Ignacio Abella.
 
 
 




 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario