martes, 19 de marzo de 2013

ACODO DE ESPINO ALBAR

 
El acodo es una técnica muy útil para conseguir un Nebari defectuoso, como es el caso de este bonsái de espino albar.
Como siempre hacemos un surco hasta llegar a la Albura para cortar la circulación de retorno de savia. Con una gubia se realiza fácilmente. Colocamos hormonas de enraizar en polvo y apretamos un alambre sobre el surco realizado, envolvemos con musgo y hacemos un contenedor a medida para sujetar la tierra, practicamente usamos siempre akadama.
Al año siguiente, al quitar el contenedor comprobaremos que la tierra se cae, señal de que se han formado raíces. Cortamos, desenredamos las raices y plantamos en una maceta de bonsái apropiada. 
 
 
 
 
 
 
Fotografías y texto hechos por el Dr. D. Arturo Urgoiti Vega.
 
 

domingo, 3 de marzo de 2013

INJERTO en los PINOS

 

El pino es un árbol que no brota de madera vieja. Cuando recuperamos un pino de la naturaleza lo normal es que toda la fuerza de la brotación estará en las puntas quedando la base muy despoblada. esto lo podemos solucionar poniendo ramas donde no las hay.
Podemos hacer injertos de dos tipos; de aproximación y de yema libre.
El de aproximación es mas fiable. Para ello aproximaremos la rama hasta la zona donde queremos injertar alambrando la rama para que quede en posición. Con el cuchillo de injertar hacemos un corte limpio en la parte donde queremos colocar la rama y dos cortes en bisel en la rama donante, y colocamos la rama de forma que contacten las dos partes del cambium y fijamos con plástico de injertar.
Para hacer el de yema libre (que es menos fiable) hacemos un doble bisel en esqueje que previamente hemos tenido en agua para que se lave la resina y lo hacemos encajar en la muesca que hemos realizado. Al igual que antes las dos partes del cambium deben coincidir.
Para mantener la humedad lo envuelvo en musgo sujeto con hilo.
El riego por aspersión se encargará de mantenerlo húmedo.
 
 
 
 
 
 
 
 
Texto y fotografías hechas por Dr. D. Arturo Urgoiti Vega.
 





viernes, 1 de marzo de 2013

HIGUERA. Capacidad y adaptación.

 
Ficus Carica especie de crecimiento espontáneo en todo el Mediterraneo, de innumerables variedades cultivables con frutos muy sabrosos.
La higuera como bonsái se cultiva en el exterior en los climas suaves soportando heladas esporádicas y necesita de un receso invernal para crecer con fuerza y fructificar en la primavera siguiente.
Perteneciente a la familia de las moráceas, merece un trato diferencial debido a su extraordinaria difusión y capacidad de adaptación.