martes, 19 de marzo de 2013

ACODO DE ESPINO ALBAR

 
El acodo es una técnica muy útil para conseguir un Nebari defectuoso, como es el caso de este bonsái de espino albar.
Como siempre hacemos un surco hasta llegar a la Albura para cortar la circulación de retorno de savia. Con una gubia se realiza fácilmente. Colocamos hormonas de enraizar en polvo y apretamos un alambre sobre el surco realizado, envolvemos con musgo y hacemos un contenedor a medida para sujetar la tierra, practicamente usamos siempre akadama.
Al año siguiente, al quitar el contenedor comprobaremos que la tierra se cae, señal de que se han formado raíces. Cortamos, desenredamos las raices y plantamos en una maceta de bonsái apropiada. 
 
 
 
 
 
 
Fotografías y texto hechos por el Dr. D. Arturo Urgoiti Vega.
 
 

1 comentario:

  1. Qué buen idea para hacerlo en mi olivo, el que tengo grande

    ResponderEliminar